¿Para qué sirve el Branding? 

10 de Marzo de 2020

¿Qué es una Marca? ¿Para qué sirve el Branding?

El Branding es el proceso de definición y construcción de una marca mediante la gestión planificada de todos los procesos gráficos, comunicacionales y de posicionamiento. Es la gestión global de todos los elementos tangibles e intangibles que rodean a la marca con el fin de construir y transmitir el Valor de Marca.


El objetivo del branding es extender la marca en el mercado, posicionarla como un referente y ubicarla en la mente de los consumidores.

El Branding es el proceso de definición y construcción de una marca mediante la gestión planificada de todos los procesos gráficos, comunicacionales y de posicionamiento.

Como marca debemos concebir algo más que un simple nombre: la marca es el sello, el espíritu, el símbolo identificativo de la organización, o una combinación de todo ello, a través de la cual, los usuarios perciben una imagen válida de ella, en términos de calidad, fiabilidad y unicidad.

Actualmente, vivimos en un mundo cada vez más competitivo, con una economía globalizada, el desarrollo tecnológico avanza a una velocidad impresionante y unos consumidores exigentes difíciles de conquistar que pueden echar por tierra todo el prestigio de una marca de la noche a la mañana en redes y medios sociales, es decir, en cualquier plataforma de comunicación digital siempre que no gestione correctamente la imagen de una marca.
Por esas razones, consolidar la marca a través de un buen branding es un trabajo arduo pero necesario para cualquier empresa.
En síntesis, podemos decir que el branding es un proceso profundo, de análisis y estrategia, con el fin de resolver los problemas que no todos pueden ver, y de cuyo éxito depende en gran medida la vida de las empresas de la sociedad actual.


 

¿Qué son los nichos de mercado?

La famosa frase “Mejor cabeza de ratón, que cola de león” es 100% efectiva en el marketing de hoy. 

Ser relevante para un grupo reducido de personas, es mejor que ser uno más del montón. Mientras mejor cerrada tengamos nuestra propuesta de valor, más impacto vamos a tener sobre el público objetivo.

Siempre cuento la misma anécdota. Cuando decidí ponerle el nombre MAMÁ EMPRENDE a mi emprendimiento, Miguel (mi marido) me dijo que me estaba cerrando mucho, que era mejor no dejar a nadie afuera. Me decía, ¡vas a dejar afuera a los hombres y las mujeres sin hijos!

Y es exactamente eso lo que hay que hacer, ya que en muchos casos, por no tener en claro a quiénes le hablamos, nuestra comunicación no tiene impacto, se diluye en el océano de miles de marcas.

Claramente no es lo mismo hablarle a las mujeres que a los hombres, desde los colores, la tipografía, el nombre de la marca, hasta la forma de decir las cosas tiene más resonancia en unos que en otros. ¡Ni hablar de las edades! Intenta venderle algo a un adolescente de 17 de la misma manera que a un adulto de 60. 

Yo puntualmente quería llegarle a cierto tipo de mujer. Mi clienta ideal era una mamá, que luego de la maternidad, buscaba reinventarse. Ese hijo le había movido la estantería y necesitaba un cambio en su vida laboral. Ya no estaba feliz con ese trabajo de oficina de 8 a 19, quería una rutina más ligera de horarios, de jefes, quería ir al pediatra sin tener que estar pidiendo permiso. Quería ir a todos los actos escolares sin culpa, y sobre todo estar con su bebé la mayor cantidad de tiempo posible. 

En principio mi clienta ideal era yo, mis necesidades y lo que no estaba encontrando en el mercado, fué lo que me dió la certeza de achicar mi nicho y decidir ponerle a mi empresa Mamá Emprende. Esa clienta ideal, en principio tenía mi cara, luego fue mutando a medida que iba conociendo más a mis nuevas clientas. Hay preguntas claves: ¿Qué necesitan? ¿Qué quieren? ¿Qué sueñan? ¿Qué las frustra?¿Cómo es su vida? Y sobre todo, ¿de qué manera la quieren vivir? Es necesario escuchar al mercado para seguir mejorando nuestra propuesta de valor. 

Algo que está buenísimo que hagan, son encuestas con sus clientas, pueden ser de satisfacción, de necesidades, o simplemente de ideas! (Puedes usar google form o Surveymonkey) ¡Son gratis!

¡Necesitan ser BOB ESPONJA del feedback! Sin la crítica constructiva no hay manera de mejorar y sin elegir un nicho de mercado no hay manera de resaltar. 

FUENTE:

Alejandra Leguizamón

Mamá Emprende

https://www.mamaemprende.com.ar/

 

Categories:

La famosa frase “Mejor cabeza de ratón, que cola de león” es 100% efectiva en el marketing de hoy. 

Ser relevante para un grupo reducido de personas, es mejor que ser uno más del montón. Mientras mejor cerrada tengamos nuestra propuesta de valor, más impacto vamos a tener sobre el público objetivo.

Siempre cuento la misma anécdota. Cuando decidí ponerle el nombre MAMÁ EMPRENDE a mi emprendimiento, Miguel (mi marido) me dijo que me estaba cerrando mucho, que era mejor no dejar a nadie afuera. Me decía, ¡vas a dejar afuera a los hombres y las mujeres sin hijos!

Y es exactamente eso lo que hay que hacer, ya que en muchos casos, por no tener en claro a quiénes le hablamos, nuestra comunicación no tiene impacto, se diluye en el océano de miles de marcas.

Claramente no es lo mismo hablarle a las mujeres que a los hombres, desde los colores, la tipografía, el nombre de la marca, hasta la forma de decir las cosas tiene más resonancia en unos que en otros. ¡Ni hablar de las edades! Intenta venderle algo a un adolescente de 17 de la misma manera que a un adulto de 60. 

Yo puntualmente quería llegarle a cierto tipo de mujer. Mi clienta ideal era una mamá, que luego de la maternidad, buscaba reinventarse. Ese hijo le había movido la estantería y necesitaba un cambio en su vida laboral. Ya no estaba feliz con ese trabajo de oficina de 8 a 19, quería una rutina más ligera de horarios, de jefes, quería ir al pediatra sin tener que estar pidiendo permiso. Quería ir a todos los actos escolares sin culpa, y sobre todo estar con su bebé la mayor cantidad de tiempo posible. 

En principio mi clienta ideal era yo, mis necesidades y lo que no estaba encontrando en el mercado, fué lo que me dió la certeza de achicar mi nicho y decidir ponerle a mi empresa Mamá Emprende. Esa clienta ideal, en principio tenía mi cara, luego fue mutando a medida que iba conociendo más a mis nuevas clientas. Hay preguntas claves: ¿Qué necesitan? ¿Qué quieren? ¿Qué sueñan? ¿Qué las frustra?¿Cómo es su vida? Y sobre todo, ¿de qué manera la quieren vivir? Es necesario escuchar al mercado para seguir mejorando nuestra propuesta de valor

Algo que está buenísimo que hagan, son encuestas con sus clientas, pueden ser de satisfacción, de necesidades, o simplemente de ideas! (Puedes usar google form o Surveymonkey) ¡Son gratis!

¡Necesitan ser BOB ESPONJA del feedback! Sin la crítica constructiva no hay manera de mejorar y sin elegir un nicho de mercado no hay manera de resaltar. 

¡Mirá todos mis talleres on line y potenciá tu negocio!

FUENTE:

https://www.mamaemprende.com.ar/

Alejandra Leguizamón

Mamá Emprende

Categories: Uncategorized